Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Kit narrativo cataluña

El referéndum catalán y la declaración de independencia han situado a las empresas catalanas en una situación extremadamente complicada que genera una alta incertidumbre en los negocios. Las grandes compañías están tomando decisiones con la vista puesta en su cuenta de resultados, más aún si estas son cotizadas y responden ante sus accionistas. Esto explica cómo la fuga está siendo masiva (ya más de 700)  y sitúa a Cataluña en una situación similar a la que se vivió en Quebec a donde, por cierto, no retornaron las compañías que pusieron pies de por medio camino de Montreal. Porque para las empresas su territorio no es el catalán o el español, ni siquiera el europeo. Es aquel en el que pueden sacar adelante su business plan.

Dicho esto, cuando una compañía toma la decisión de marcharse para no sufrir un daño económico irreparable, debe pagar peajes importantes y uno de ellos es mostrar coherencia entre lo que hace, lo que dice y lo que dijo (si lo dijo) que iba a hacer ante un determinado escenario. Para afrontar la narrativa de salida del territorio, que será la narrativa para afrontar el inicio de la crisis, dejó aquí los siguientes consejos.

  • Revisa y redefine, si es preciso, tu mission statement. Visión, misión, valores, propósito, propuesta de valor, posicionamiento, oferta. El qué, el cómo y el por qué conforman el Legado del CEO deben estar perfectamente alineados con tu Business Plan para poder contar con una narrativa corporativa coherente. Si te manifestaste expresamente a favor del procés ¿cómo vas a explicar a tus clientes y al resto de stakeholders el cambio de sede social?
  • Efectúa un proceso de análisis continuo de entorno político, social y económico. Los informes políticos y de contexto económico van a ser claves para diseñar tu narrativa.
  • Establece un sistema de monitorización constante de noticias que lleve implementado un sistema de alerta temprana capaz de detectar cualquier cambio sustancial en el entorno y, por supuesto, cualquier riesgo o amenaza. No sólo hay que saber qué dicen los políticos en Barcelona, Madrid o Bruselas, sino qué se dice en las principales plazas financieras a nivel global, en los tribunales competentes, o en los principales foros empresariales catalanes, españoles y europeos. Y esto sólo como una pequeña muestra.
  • Realiza el mejor análisis de contexto posible que permita determinar cuál es el momento oportuno en el que debes tomar una decisión y comunicarla a tus stakeholders. Busca ayuda, si la necesitas, entre los mejores profesionales especializados. Implica a tus equipo legal y financiero en la construcción de la estrategia y la narrativa.
  • Efectúa un análisis de tendencias y busca a nivel internacional ejemplos que te permitan comparar con casos similares en otros mercados.
  • Traza un plan de salida que minimice el riesgo y te permita dejar a tus espaldas la menor cantidad de enemigos y riesgos posibles. Evita cerrar puertas y romper relaciones si puedes. Es vital medir bien los tiempos para lo cual es esencial todo lo anterior.
  • Describe posibles escenarios de riesgos según el plan diseñado y establece los factores agravantes para cada uno de esos escenarios. Esto es esencial. Sin esto estás abocado al fracaso.
  • Establece la narrativa de salida de Cataluña. Recuerda, debe ser coherente y consistente con tu mission statement. Y por supuesto tu plan estratégico debe estar perfectamente alineado con el mismo. Esta es probablemente la parte más compleja del proceso y donde requiere el mayor expertise posible para su definición.
  • Busca aliados. Una operación de este tipo deja sin duda heridas y conflictos. Debes buscar alianzas que fortalezcan tu posición y refrenden la misma una vez que los aliados pueden ser internos (empleados, accionistas) externos (sindicatos, proveedores, clientes, medios, influencers,…)
  • Define cuándo y cómo comunicarás la decisión. El momento es importante y el formato también. Establece por qué canales (off line y on line) y prepara a tus portavoces. No dejes nada a la improvisación.

Y una vez que ejecutes  tu comunicación, monitoriza. Monitoriza siempre y define previamente cuál serán tus statements reactivos en función de los posibles escenarios que te encuentres. Es más, deberás delimitar perfectamente cuándo hablar, y cuándo es mejor callar y esperar (aunque esto, en general, no suele ser la mejor opción).

Y por supuesto revalúa de forma constante hasta que la situación esté controlada.

 

Luis Serrano

Director área de Crisis

Madrid

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone